martes, 12 de diciembre de 2006

La muerte del dictador

Irónicamente, el 10 de diciembre, día de los Derechos Humanos, se murió el que fue dictador de Chile, Augusto Pinochet. Queda la pena de no haberlo visto convenientemente juzgado y encarcelado. El 11 de septiembre de 1973, encabezó un golpe de Estado contra el régimen constitucional chileno y depuso por las armas al presidente constitucional Salvador Allende. Siguieron a este acto criminal otros muchos, día a día, mes a mes, año a año. Demasiadas personas muertas, desparecidas, torturadas... el país invadido...

Lo que he visto ayer en la televisión me ha recordado demasiado a la muerte de otro dictador más cercano, el de mi país, Francisco Franco. Las capillas ardientes de los dictadores y ex dictadores reciben visitas. Hay personas que miran esos cuerpos muertos con nostalgia y con miedo a un presente menos controlado...