domingo, 17 de diciembre de 2006

¿Cuántos más van a quedar en el camino?

Leo en El País que más de cien inmigrantes han desaparecido en aguas de Senegal al naufragar ayer el cayuco con el que pretendían llegar a las Islas Canarias.

Volvemos a tener entre las noticias más víctimas de los sueños del paraíso occidental, del norte mítico donde las farolas manan leche y miel.

Pero en el telediario de hoy he visto y oído que un montón de personas (300) viven bajo un puente... Se trata de inmigrantes que han ido a trabajar de temporeros en la naranja...

Alguno declaraba que en Senegal nunca había tenido que dormir en la calle. Otros conversaban con Ignacio Zafra, reportero de El País:

Joseph lleva cinco noches bajo el puente. Como su expedición ha terminado sin éxito, seguirá compartiendo la manta con Jean. El primero es de la República Centroafricana. El segundo, de Camerún. Los dos hablan francés y se han hecho colegas. "Si yo tengo un pan", dice Jean, "es para los dos. Es así como vivimos aquí".

Lo del pan tiene una importancia crucial. Las tres cuestiones que más preocupan y de las que más se hablan bajo el puente son, por este orden, la comida, el trabajo y la vivienda. Seguramente porque hay días que no tienen ninguna. "Te dice", traduce Jean señalando a Joseph, "que hoy no ha comido nada. Y que mañana no tiene nada para comer". Y luego, en referencia a sí mismo: "Yo sólo naranjas que un amigo me ha dado. Para comprar debes tener dinero antes. Y yo no tengo. Y no puedo robar. Yo no sé robar".

Las instituciones... bueno, hay asociaciones y organizaciones que intentan hacer algo para ayudar... lo que contrasta con lo que he leído en la revistateína sobre la actitud del Ayuntamiento: ...funcionarios del Ayuntamiento acercaban una cuba de agua y los regaban, como basura que hubiera que limpiar. En otras fuentes se habla también de riegos indiscriminados, sin avisar para que pudieran retirar sus pertenencias...