viernes, 15 de diciembre de 2006

Licantropía en LA ZANCADA

“La zancada” fue una revista que publicamos unos cuantos alumnos del C.O.U. del Instituto “Columela” de Cádiz en 1980 —algunos de los participantes en “La Rueda” y otras personas interesadas en diferentes formas de expresión gráfica. Hubo un sólo número, como en “La Rueda”, pero mejor impreso, con dibujos, fotos, artículos, cuentos, poemas …

En esa revista apareció este poema, un tanto licantrópico, que no deja de parecerme curioso hoy, por todo lo que implica (esa mitificación de la rareza con la metáfora de la muerte y la violencia... ¡ay! de nuevo la adolescencia) ...

apago amb molta sang

la set i la mirada.

(salvador espriu)

i/

aullido …

un silencio vacío de luz

cruza como un arco por mi noche.

grito,

un grito salvaje que desgarra mi garganta.

acaba de pasar mi luna,

especialmente blanca,

naturalmente roja.

cierto brillo asesino se me cae del espejo a los dientes,

comienza la cacería.

el hombre, asesino del hombre que es.

el hombre, asesino-suicida de su mismo yo,

comienza la cacería.

el lobo que soy se escurre de mis uñas a un papel,

forma lágrimas de cera fundida.

el lobo que soy ha salido.

ii/

paseo …

la búsqueda se hace demasiado larga.

‘afirmo que eres el asesino del hombre cuyo asesino andas buscando’

corre, licántropo,

puedes encontrar al hombre y matarlo,

puedes encontrar al lobo y morir.

no importa:

te encontrarás,

matarás, morirás y vivirás.

una luz incesantemente extraña cruza mi camino,

estoy cerca.

iii/

sangre …

mi triunfo está conmigo.

la presa fácil se revuelve sin saberlo.

bebo su sangre,

libación para mi ser.

el triunfo está conmigo,

abandono un cadáver tras de mí,

como todas las lunas.

iv/

mañana …

el hombre ha despertado,

su mediocre quehacer lo está maltratando.

y yo, en él,

mi cárcel,

con imposibles restos de sangre y luna entre los labios.

dic.1979

Yo creía que me había inspirado en Aullido de licántropo, un libro que publicó Carlos Álvarez en Ocnos, en el año 1975. Pero acabo de comprobar que el orden fue inverso: escribí el poema en el año 1979 y descubrí y compré en 1981 la edición que se hizo del libro en Endymión (que es del año 80).