viernes, 1 de diciembre de 2006

La filosofía en clase 01

Si ciertos alumnos están preparados para "recibir la materia" por razones y circunstancias que no son competencia del profesor, otros alumnos, esos que tropiezan con la extrañeza de este nuevo enfoque, entran precisamente en su campo de acción. Por ello, es necesario que la asignatura sea todavía un problema para el profesor que la imparte, que no la considere ya como algo que hay que ordenar cuidadosamente en el estante de los artículos domésticos. Un orden efímero que el alumno con dificultades vendrá a desordenar.

Oscar Brenifier, El diálogo en clase,
Ediciones Idea, Las Palmas de Gran Canaria, 2005, pág. 33