viernes, 1 de diciembre de 2006

Curioso mirador


No sólo te permite mirar el río,
también sentirlo en los pies,
en las rodillas,
en las manos,
en la barriga...