lunes, 22 de enero de 2007

Tiempos

Ni pasados ni futuros, presentes. Es lo único que puede de verdad vivirse. Revivir el pasado es un modo de vivir el presente, no de vivir el pasado. En cierta medida es sano, interesante y muchas otras cosas... pero no es buena la instalación permanente en este modo de vida. Anticipar el futuro, prever, planificar, desear... es una buena actividad para el presente, siempre que no perdamos de vista que seguimos en él...