lunes, 22 de enero de 2007

Así es la vida...

Andaba por ahí navegando y me encontré con la Caminante. Esta vez estaba hablando con la vida, más bien hablándole a la vida. Por reconocerla y exaltarla escribí un comentario en el que recordaba que Nietzsche escribía sobre esto mismo en un tono más grandilocuente, menos amable. Me pasé, claro, porque Nietzsche escribía sobre muchas más cosas... y su aceptación está ligada al dominio, al poder. La caminante cantaba a la vida, jugaba y bailaba con ella, no parecía estar en la visión agónica de la lucha por el domino en absoluto, más bien en la felicidad.