lunes, 22 de enero de 2007

daimon

Estobeo, en su Florilegio, atribuye a Heráclito la afirmación de que el carácter del hombre es su demonio. Ya desde la antigüedad se relacionó esta afirmación con el daimon de Sócrates (por ejemplo, Plutarco, en sus cuestiones platónicas). Desde luego, la frase permite muchos juegos de palabras, sobre todo con la contaminación cristiana del significado original griego de demonio.