jueves, 18 de enero de 2007

Síntomas de un fantasma...

No le demos muchas vueltas. Hay muchas cosas que pueden actuar como pequeñas molestias ... Nuestro modo de pensar predominante (esencialismo, identidad, permanencia, causa... perdón, culpa) quiere convertirlas en las puntas visibles de un único gran iceberg al que somos incapaces de ponerle nombre.

¿Tal vez, por una vez, porque no es uno, permanente, idéntico, esencial y, por tanto, no tiene nombre?