domingo, 11 de junio de 2006

épiméleia heautou (4) sobre la estulticia

El cuidado de sí debe producir, dice Foucault en el libro que venimos citando, la salida de un estado de partida en el que se tiene constitutivamente perdida la relación consigo mismo. "Aquello hacia lo que el individuo debe de tender no es un saber convertido en el sustituto de su ignorancia, sino un estatuto del sujeto que en ningún momento de su existencia ha llegado a conocer. Tiene que sustituir el no-sujeto por el estatuto de sujeto definido por la plenitud de la relación de uno mismo para con uno mismo" ... "tiene que constituirse como sujeto, y es aquí donde el otro tiene que intervenir". (M. Foucault, Hermenéutica del sujeto, la Piqueta, 1994, p.58)

El punto de partida, el estado terrible de mala salud en el que se encuentra el individuo el la ESTULTICIA. Foucault describe esta como la apertura a las influencias del mundo exterior, la recepción acrítica de las representaciones que de allí nos vienen. Esto lleva, dice, a "mezclar el contenido objetivo de las representaciones con las sensaciones y elementos subjetivos de todo tipo". A este estado de confusión se suma el de dispersión en el tiempo. El estulto se deja llevar, no se ocupa de nada, deja discurrir la vida sin dirigir la voluntad a fin alguno. "Su existencia transcurre sin memoria ni voluntad. Es aquel que cambia sin cesar su vida". (op.cit., p.59)

No hay comentarios: