domingo, 25 de junio de 2006

6006

Van ya 6006 visitas desde que instalé uno de los contadores... Buena excusa para hablar de números. Los números pueden ser hermosos, sugerentes, llamativos... o simplemente números. ¿A qué me refiero? Bueno, ¿porqué escribo este post al hilo de las 6006 visitas y no al hilo de las 6281? Me refiero a eso. Algunos números tienen algo... o vemos algo en algunos números... Tal vez esa sea la primera cuestión de todo esto. ¿Son o los definimos?, ¿tienen cualidades o las inventamos? (Esta segunda pregunta es una provocación para los matemáticos y los filósofos... la primera también).

Hay en los números a veces unas particularidades que los hacen llamativos para nosotros... Se trata de la simetría de las cifras que los componen, la secuencia, la repetición... Hay otras, que sólo se ven operando con ellos, que los hacen llamativos para cualquiera que se acerque a los mismos con imaginación y operadores matemáticos (más, menos, por, entre, raíz cuadrada de). Hay además otras adheridas, por así decirlo, por tradiciones y creencias de todo tipo, el pitagorismo, la Cábala, las distintas versiones de la numerología, el eneagrama... Hay algunas más, que tienen que ver con nuestras cifras, las de nuestra vida y nuestras muertes (aniversarios de todo tipo, cumpleaños, matrículas de vehículos, números de casas, de habitaciones de hotel, años en los cuales algo pasó... o no pasó, cifras significativas por cualquier motivo...)

A veces nos persiguen esos números (en los contadores de visitas, en los billetes de tren o de autobús, en los billetes de la lotería, en las cuentas de los supermercados o los restaurantes...) ¿o debía decir que a veces estamos especialmente sensibles para descubrir conexiones, recordar similitudes, visualizar secuencias o propiedades curiosas?