viernes, 23 de junio de 2006

¡Permaneced fieles a la tierra!


¡Permaneced fieles a la tierra, hermanos míos,
con el poder de vuestra virtud! ¡Vuestro amor
que hace regalos y vuestro conocimiento sirvan
al sentido de la tierra! Esto os ruego y a esto os
conjuro.

¡No dejéis que vuestra virtud huya de las cosas
terrenas y que bata las alas hacia paredes eternas!
¡Ay, ha habido siempre tanta virtud que se ha
perdido volando!

Conducid de nuevo a la tierra, como hago yo, a la
virtud que se ha perdido volando -sí, conducidla
de nuevo al cuerpo y a la tierra: ¡para que sea la
tierra su sentido, un sentido humano!

Friedrich Nietzsche, Así habló Zaratustra,
Madrid, Alianza, 1980, p.121