lunes, 26 de marzo de 2007

¿Séneca ateo?

Sacado de contexto, aplicado a una concepción de la divinidad distinta de la suya, un argumento contra el exceso viajero (recordad, Séneca, el antinómada) se puede convertir en un argumento contra la omnipresencia de Dios (y por tanto contra la existencia de un dios descrito en términos superlativos: omni-xxx):

quien está en todo lugar no está en parte alguna

Séneca, Elogio de la ancianidad (cartas morales a Lucilio),
Barcelona, folio, 2007, pág. 11

Aunque un argumento similar se usara para plantear que Spinoza era ateo (como dice que Dios lo es el todo, piensa que no hay Dios), posiblemente no se acepte en el caso de Séneca, adoptado por el monoteísmo cristiano como pensador aceptable por su moralismo radical y su identificación de la razón cósmica y la divinidad. Con razón, claro, que Séneca seguro que no pretendía ateísmo alguno... pero ahí queda, como un guiño ese desliz.