jueves, 1 de febrero de 2007

¿Conocer al enemigo?

¿Y por qué no conocer bien a las amigas y los amigos y, con ellos, disfrutar el mundo mientras el enemigo se desgañita dando golpes contra el muro de la indiferencia?