lunes, 27 de noviembre de 2006

¡Suicídate antes de matarla!

En Valencia se está comenzando a usar este lema en camapañas contra la violencia de género. El suicidio después de haber cometido el asesinato es una costumbre muy habitual entre los hombres que asesinan a mujeres con las que tienen o han tenido alguna relación .

Tere Mollá comenta en eleusis.net: "El lema, es impactante y ha suscitado la polémica. Está claro que no nos deja indiferente a nadie, pero, como dice mi amiga Amparo, representa lo que muchas de nosotras pensamos en nuestra intimidad cuando escuchamos que un asesino de mujeres después de asesinar se ha suicidado".

Y luego comenta, respecto a la polémica que ha levantado este lema: "Me da mucha rabia pensar que, para ser la primera vez que con este lema se incide directamente sobre la figura del agresor, haya tantas susceptibilidades con el mensaje e incluso, en este caso, con algunas mensajeras".

Me sumo a esas mensajeras. Creo que somos muchas las personas que hemos pensado en eso antes. También hemos pensado que los asesinos no lo hacen porque su voluntad, su decisión, toda su mente han estado girando alrededor de la posesión de su víctima, del poder sobre ella. Con ese último acto de imposición radical, el asesinato, descontrolan su esquema mental, se quedan sin objeto, sin posibilidad de posesión, de ejercicio del poder... Entonces se intentan suicidar.

Pero, ¿no os habéis preguntado nunca por qué muchos fallan en su intento de suicidio? Los psicólogos y los psiquiatras suelen desconfiar de la seriedad de los intentos de suicidio fallidos. Muchos dicen que son instrumentales... llamadas de atención. ¿Por qué no aquí intentos de tener a su favor un atenuante? Bueno, tal vez deba estudiarse todo esto mucho más.

Pero, por favor, si siente una urgente necesidad de matar a su familia, hágale un favor y hágaselo también a la sociedad: desaparezca discretamente, ¡suicídese antes de matarla!