jueves, 16 de noviembre de 2006

Los conflictos del hiyab

El hiyab y todas sus formas (hiyab, chador, burka...) suelen producir muy distintas reacciones en las personas que no comparten estos preceptos y obligaciones de vestimenta. Pueden resultar exóticos, curiosidades étnicas, extrañas costumbres. Pueden alimentar la imaginación y el morbo. Pueden producir indignación y rechazo. Es más, en la actualidad se han convertido en una fuente de conflicto específica, ligada a la inmigración de musulmanes a países de cultura "occidental" o a la conversión de habitantes de estos países al islamismo. Estos conflictos han provocado distintas posturas y reacciones, que van desde la prohibición y el rechazo frontal hasta la tolerancia desde perspectivas multiculturales. En las discusiones sobre estos conflictos se suelen barajar argumentos sobre la laicidad del Estado, la pertenencia de lo religioso al ámbito privado, la libertad religiosa, la interpretación del hiyab como instrumento de opresión y sumisión de la mujer, la acusación de etnocentrismo a los detractores... Todo esto ha creado mucha confusión.

Me gustaría intentar aclarar algunas cosas:

- Al hiyab no sólo se oponen los estados laicos occidentales, la oposición al hiyab ya se produjo en los países de Oriente Medio en el siglo XIX, ligada al proceso de descolonización y modernización. Hay además algunos países de origen musulmán (como Túnez) que en la actualidad se oponen a esta regulación de la vestimenta de las mujeres.

- Al no ser el origen del hiyab fundamentalmente religioso, sino depender de una interpretación tradicionalista y muy posiblemente espúrea de unos versículos del Corán y de tradiciones que compartían musulmanes y no musulmanes, sería conveniente no fundar los argumentos de la discusión en la religión y desenmascarar a los que lo hacen para poder así refugiarse en el derecho a la libertad de creencia para defenderlo.

- La historia reciente y múltiples testimonios de mujeres que han sufrido imposiciones relacionadas con las normas del hiyab deben recordarnos que la aplicación de esta norma ha supuesto y supone en la actualidad un instrumento de opresión y control de la mujer en muchas sociedades. De hecho se ha llegado a asesinar a mujeres que se rebelaron contra esta norma. Me parece claro que la norma del hiyab se ha hecho realidad violando varios derechos humanos.

- Hay que tener cuidado de no caer en violaciones de los derechos humanos cuando se pretende la eliminación del hiyab (en Túnez la policía ha llegado a arrancar el pañuelo de la cabeza de mujeres, detener a estudiantes y amenazarlas con la expulsión de la universidad, en Francia se está negando el derecho a la educación a las alumnas que deciden mantenerlo).

- Los conflictos del hiyab nunca son puros conflictos religiosos. Suele haber conflictos políticos, cuestiones relacionadas con la migración, la economía, el enfrentamiento entre tradicionalismo y progreso, conflictos étnicos y culturales...

- El hiyab parece ser una manifestación del sexismo y el tradicionalismo en el ámbito islámico. Deberíamos preocuparnos también de las manifestaciones del sexismo y el tradicionalismo en nuestro ámbito (lo que no excluye la preocupación por el hiyab).