lunes, 11 de septiembre de 2006

Ratzingeriana

El 10 de septiembre, en Munich, Ratzinger habló en su homilía sobre la sociedad actual, sus necesidades, sus crencias. Dijo cosas como que la Iglesia alemana se equivoca cuando da prioridad a los proyectos de ayuda y cooperación con África frente a los de evangelización... como que "cuando damos a esta gente conocimientos, habilidad, competencia técnica y herramientas, les estamos dando muy poco" y que la fe en Jesús es necesaria "para combatir de una forma realista el sida, yendo a sus causas más profundas". Parece que es mejor para Ratzinger mantener en la ignorancia técnica y científica a los pueblos africanos y evangelizarlos antes de que desde el conocimiento médico, el conocimiento biológico, etc. puedan establecer sus propios puntos de vista sobre los problemas que les aquejan...

Y dijo más. Expuso que los africanos y los asiáticos "no ven una amenaza real a su identidad en la fe cristiana, sino en el desprecio a Dios, en el cinismo que considera un ejercicio de libertad la burla de lo sagrado y se agarra a la utilidad como criterio moral superior en la investigación científica"... ¿En qué se basa para decir esto? ¿En las opiniones de africanos y asiáticos previamente evangelizados? ¿Le preguntó a animistas, shintoistas, hinduistas, budistas, comunistas, musulmanes...? ¿Tiene manía persecutoria? ¿Acaso es burlarse de lo que él considera sagrado no creerlo tal, discutirlo desde el estudio científico? ¿A qué utilidad se refiere? ¿Es moralmente discutible para Ratzinger poner en la investigación científica la salud pública como fin prioritario?

Pero aún dijo más. Criticó el modelo de tolerancia de las sociedades occidentales y afirmó que "la tolerancia que necesitamos urgentemente incluye el temor de Dios, el respeto por lo que otros consideran sagrado". ¿No confunde los términos? El temor de Dios a lo largo de la historia se ha esgrimido contra el otro, el infiel, el que cree otra cosa, al que se ha acusado de no tener temor de Dios, de ser hereje, y se le ha atacado de muchas maneras... a veces muy violentas. ¿Ese temor de Dios es el que quiere incluir en la tolerancia junto al respeto por lo que otros consideran sagrado? ¿O nos está pidiendo a todos temor de su Dios y respeto por lo que él considera sagrado? Y él y su iglesia, ¿respetarán lo que consideramos sagrado otras personas? ¿La dignidad de la vida y de la muerte? ¿El derecho a escoger? ¿El derecho a saber y a disfrutar de las posibilidades que ofrece el saber humano?

(Las citas del discurso de Ratzinger se han extraído
de la información proporcionada por EL PAÍS
en su edición impresa del 11 de septiembre de 2006, pág 10)