sábado, 26 de agosto de 2006

Caminantes (9)

Caminaba enfadado de un lado a otro del barrio.

Había ido al cajero a sacar dinero para un viaje. Ese día lo hizo con la libreta, tal vez por actualizarla, tal vez por capricho. El cajero actualizó la libreta y luego, cuando intentó sacar dinero, respondió que no había efectivo disponible y se comió el cuadernito. En la pantalla, un mensaje: LIBRETA RETENIDA.

Llamó desde el mismo cajero, usando el móvil, al número de teléfono de incidencias. Se sometió al interrogatorio habitual y escuchó como le decían que se pasara el lunes a recoger la libreta por la oficina de la sucursal. Cuando se quejó de que necesitaba el dinero ya porque salía de viaje, le dijeron que iban a bloquear la libreta. Después de una breve conversación se aclaró que las tarjetas quedaban operativas y que, aunque el cajero parecía volver a funcionar, la operadora le aconsejaba que se fuera a otro a realizar la operación.

Ahora caminaba, de vuelta a casa, después de haber recorrido el barrio de un lado a otro para volver a intentarlo...