sábado, 21 de abril de 2007

Tarde de fin de semana...

Toda la mañana andando de aquí para allá, resolviendo pequeños asuntos, alguna compra, una foto... Unas cuantas llamadas, luego la casa: orden, limpieza, lavadoras, tendedero... La hora de la comida, un té, el ordenador y, más tarde, dos ollas en el fuego, cociendo... Dentro de un rato acabaré la jornada y comenzará el mundo, la ciudad...

4 comentarios:

José Carlos Gallardo dijo...

Muy lejos de esta noche ríen los cohetes.
Tan lejos, que los oigo.
La fiesta es tan lejana que la siento.
Las muchachas, oscuras, en túneles de hombres;
tan distantes, que yo las veo,
casi las palpo: "aquí, el amor; aquí, la vida".
Y ya las tiento: "aquí es una muchacha
crecida para esta fiesta"

Profesor Portillo dijo...

Bueno, cada uno tiene su ciudad,
por las mismas calles transcurren sueños y mundos diferentes. Cuestión de idea, de edad, de momento en la vida...

glauca dijo...

¡...y hay que ver lo que cuesta llegar por fín a ese bendito momento en el que todo acaba y empieza a un tiempo
Saludos y buen disfrute ;-)

Profesor Portillo dijo...

Aunque, claro, también se acaba.
Domingo por la tarde. Hago algunas tareas, leo, escribo, juego...
Mañana comienza el trajín de la semana.