lunes, 16 de abril de 2007

In memoriam


No tenía en las manos más que un poco de polvo del camino.
Trabajaba de sol a sol, y aún más si hacía falta.
Pagaba el pan que comía y la cerveza que bebía.
Dormía poco y mal, aquí y allá.
Nadie sabía su nombre.
No pudo escribir sus últimas voluntades, no sabía.
Hoy descansa, y espera junto a su tumba el signo que nunca quiso ver en vida: cosas de las costumbres de las mayorías...

3 comentarios:

Eduardo Galeano dijo...

Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.
....
....Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.

Profesor Portillo dijo...

Y nadie les pregunta cómo quieren descansar, a pesar de que después ya no importe...

Reformar Cocina dijo...

empresa de reformas en madrid

reformar cocina

reformar baño

reformar casa

reformar local comercial

reformar piso en madrid

empresa de reformas en madrid

reformar cocina

reformar baño

reformar casa

reformar local comercial

reformar piso en madrid