jueves, 16 de agosto de 2007

Agresión y derechos...

De vuelta a casa, aún en los caminos del aire, he leído más noticias de muerte y de agresión. No paran algunos hombres de matar a las mujeres que los acompañan en la vida, como si fueran suyas y fueran cosas que el dueño pudiera destrozar por ira o por capricho.

Una persona no es una posesión.

Es preciso hacer entender a todos lo que significa que una persona tiene derechos.