martes, 15 de mayo de 2007

Del cáncer y la moral religiosa...

Leo en un post de Cambalache 3,14 que grupos conservadores cristianos estadounidenses han intentado bloquear el uso de una vacuna contra el cáncer cervical porque piensan que podría inducir a las niñas a la promiscuidad.

¡¡¡¿¿¿***@@@###"""???!!!

Merece la pena leer el post, el artículo al que enlaza y del que ha sacado la información, otros artículos relacionados con el tema y los comentarios... por ejemplo, el de Nia.

Por si no os animáis a navegar, os copio aquí el mío:

Bueno, siguiendo los enlaces, parece que la cosa es incluso más fuerte: hay estudios que hablan de la posibilidad de sufrir cáncer de garganta a partir de contagios del virus en cuestión por medio del sexo oral. Esto afectaría a personas de ambos sexos. Parece ser que esta vacuna contra el virus podría minimizar el riesgo al impedir el contagio del virus.

Pero...

¿qué dirán esos grupos conservadores sobre la posibilidad de vacunar a niños y niñas contra ese virus para que estén protegidos y protegidas contra el virus y, en consecuencia, contra el riesgo de cáncer de garganta (ellas y ellos) y contra el riesgo de cáncer cervical (ellas). ¿Lo considerarán un nuevo argumento diciendo que esto equivaldría a promocionar el sexo oral?

Terrible visión de la protección contra lo que denominan pecado, basada en el terror y el castigo.

¿Es que piensan argumentar que ese virus y el cáncer que provoca es una herramienta divina para asegurar la castidad de las muchachas y evitar la práctica de conductas sexuales no ligadas a la procreación?

Si existe un dios bueno, omnipotente y omnisciente, no puede ser tan canalla como para envenenar las golosinas de placer de que habría dotado a la humanidad... Así que, ¿qué decir? Tal vez no es tan sabio, o no es tan poderoso, o no es tan bueno... o simplemente no existe...

Lo que está claro es que esos grupos conservadores que intentan bloquear el uso de la vacuna no son tan sabios o tan buenos... y, desgraciadamente, existen.